No me digan ustedes en dónde están mis ojos,
pregunten hacia dónde va mi corazón. Jaime Sabines

miércoles, 12 de junio de 2013

Inventemos un juego

Inventemos un juego.
Y no de esos  tramposos y oscuros,
Ni aquellos que para vencer dejamos de respirar
O de reír,
De libres vencedores y derrotados derretidos.
Dejemos los blancos pañuelos,
Dejemos el agua salada y el encubrimiento
Que cubre el escondite de la pena.
Porque aquí se esconde la pena
Y se bebe la amargura de las lágrimas.
 
Por eso, por mí y por ti, yo pienso jugar a un juego.
Que mejor juego que reír y enseñar al mundo tu boca.
A uno de esos de vivir, donde el único premio sean caricias y besos,
Y donde la única derrota sea, riendo, riendo y riendo,
Nuestra muerte burlona y triste al acecho.

1 comentario:

  1. ¡Qué mejor juego que escribir y enseñar al mundo tu alma!

    ResponderEliminar