No me digan ustedes en dónde están mis ojos,
pregunten hacia dónde va mi corazón. Jaime Sabines

miércoles, 23 de noviembre de 2016

El truco

El truco de las tardes de lluvia,
Reside en comerte las horas,
Como si fueran dulces,
Como si fueran besos.
Y luego, al llegar la noche,
Solo queda vomitar
La paciencia usada,
Los segundos perdidos,
Cargados de letras y de números,
Y tras haber vomitado todo,
Hasta la última gota mojada
De tu espejo,
Ahoga en el vaso la lágrima,
Nada en el océano de mentiras,
Canta esa canción no aprendida.
Haz lo que quieras.
Haz lo que plazcas.
Siempre terminaremos
Como siempre,
Manchando cada cristal,
Vomitando espejos
En cada tarde de lluvia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada